Pages

Autoestima.

Esta semana hemos recuperado a una vieja amiga. Bueno, evidentemente no tan vieja, porque con 24 años muy vieja no se puede ser, pero sí es una amiga a la que hacía mucho tiempo que dábamos por perdida. Y no es que discutiésemos ni nada, es que se enamoró del chico equivocado, que acabó abusando de su falta de amor propio y apartándola de nosotras.


Todo esto me ha hecho darle vueltas a la cabeza y me he puesto a pensar en lo importante que es tener alta autoestima y quererse a una misma, porque si no, te manejan como quieren. Y claro, siempre pensamos que el amor es un poco eso, ¿no? Ceder en ciertas cosas por la persona que tenemos al lado. El problema viene cuando esa persona no cede ni un ápice y eres tú quien da todo a cambio de nada.


No soy quien para predicar con el ejemplo. No me valoro mucho. Físicamente me refiero. Que no quiere decir que me crea una lumbreras, pero vamos que de inteligencia y como persona, creo que ando bastante bien. Pero ahí está la cosa del físico, esos kilos de más que siempre molestan y que algunos días más que otros, me hacen sentir un poco inferior. 





Y es inevitable. Todos, absolutamente TODOS tenemos algún complejo. La diferencia entre unos y otros está en permitir o no que ese complejo mueva nuestros hilos. 


Yo tengo muchísima suerte. Tengo a un chico más que genial a mi lado que no permite que pase ni un sólo día sin decirme que estoy guapa (aún en pijama, griposa, recién levantada, sin maquillar y despeinada). Pero no siempre es así. No todos las personas son así (¡ojalá), y hay quien se aprovecha de nuestra vulnerabilidad.


Es algo que deberíamos empezar a aceptar. Hay gente mala por el mundo. Hay gente que se aprovecha de las debilidades, de nuestros miedos, para controlarnos y buscar sólo su propio beneficio. Y cuando tú quieres a esa persona, cuando te enamoras, como bien dice el dicho, "no hay peor ciego que el que no quiere ver".


Por eso es tan importante valorarnos. Y hacernos valer claro. Porque puede que aún no haya llegado esa persona que ve en nosotras al súmmum de la belleza (y puede que no aparezca), pero no necesitamos a nadie detrás nuestro para saber lo geniales que somos. Si no nos preocupamos nosotras por nosotras mismas, ¿quién lo va a hacer?. Hay que ser autosuficiente. Y por encima de todo, olvidar las comparaciones.


Y me explico. Siempre, siempre, siempre estamos comparándonos (yo la primera), pero vamos a ver, cada uno tiene sus cosas. Que sí, que estoy más gordita, pero tengo un escote bien bonito. Que no me sientan bien las minifaldas que se ponen todas mis amigas, pero aguanto toda la noche encima de mis tacones. Que no tengo una sonrisa de anuncio, pero soy muy extrovertida y simpática (o eso me creo yo). Lo que quiero decir con todo esto, es que TODAS tenemos nuestros más y nuestros menos, y que en vez de dejarnos arrastrar por los menos, lo que tenemos que hacer es explotar esas virtudes y que hagan invisibles nuestros defectos.



Hay que ponerse las pilas y despertar. Que ya está bien de quedarse mirando el espejo con lágrimas en los ojos. Ya está bien de que venga cualquiera a decirnos "no te pongas esto, que te hace gorda". Pues mire usted, personaje, yo me pongo lo que quiero. Si yo me veo bien, me siento guapa y (¡qué leches!) es que lo soy". Y así con todo.


Esta semana me he dado cuenta de lo importante que es valorarse a una misma y sobre todo, lo importante que es quererse. Porque aunque suene a tópico, si no te quieres tú, no te va a querer nadie. Y no podría tener más razón esa frase. Porque si tú no te quieres, si no te haces valer, cuando la persona que tengas al lado te diga que no estás guapa, acabarás creyéndolo y entrarás en el círculo vicioso del "cómo me va a querer nadie". 


El pensamiento que ocupe nuestras cabezas no debería ser "si me deja me muero, ¿quién me va a querer si no es él?". Debería ser "no va a encontrar a nadie mejor que yo".


¡¡A por todas!!





Anotación personal: Que sí, que yo me quitaría unos kilitos, pero ni mi talla ni mi peso definen quien soy. A mí me definen mi personalidad, mi inteligencia, mi estilo y mi carisma. Fin.



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días, sólo te puedo decir : olé olé y olé por este gran post, así es cómo se tiene que ver las cosas, porque tú vales muchísimo y te mereces todo lo bueno que te pase en la vida, y no lo olvides nunca, no eres guapa, eres preciosa!.

Espero con gran espectación las siguientes entras, !! Sigue así !!.

PD: Gran, gran Blog, mucho ánimo!!!

lorenagwhite dijo...

Para mí siempre serás la más guapa, por dentro y por fuera <3 Estoy tan orgullosa de llevar tantos años a tu lado, de tener una amiga como tú, que no importará el tiempo que pase, ni que engordemos, ni que nos hagamos viejitas y nos salgan canas, ni que se nos arrugue la cara y se nos caigan las chichas, ni que nos pongamos enfermas porque, por encima de todo, estaremos juntas. ¿Qué mejor regalo en la vida hay que saber que vas a tener a alguien como tú siempre ahí?

:)

Begoña Martín dijo...

<3

Publicar un comentario