Pages

No estaba tan gorda como creía.

Yo soy gorda.

Soy gorda, porque siempre, siempre he tenido sobrepeso en mayor o menor cantidad. Soy gorda porque siempre me ha costado encontrar ropa en las tiendas en las que mis amigas compraban. Soy gorda porque la sociedad me ha hecho sentirme gorda.

Y es que el otro día, en casa de mis padres encontré unos cds llenos de fotos antiguas y al repasarlas y verlas, me doy cuenta de que no estaba tan gorda como pensaba, pero han hecho que me lo crea. Que sí, que nunca he estado delgada cual sílfide, pero joder, veo las fotos ahora y digo "qué buena estaba".

Vale, no se me marcaban los huesos, y tenía un pequeño michelín rebelde. Y desde luego, mi culo siempre ha ido por libre. Tengo un culo de esos que va como medio metro por detrás de mí. Y oye, que me encanta. No sabéis lo bien que sientan los vaqueros (no, los boyfriend no, gracias).

Y siempre me ha pasado que he ligado bastante y nunca entendía por qué. Siempre pensé que era mi labia la que conseguía chicos y no mi físico, pero ahora que repaso de nuevo, una y otra vez mis fotos, lo entiendo. Es que yo también intentaría ligar conmigo misma, oye.

Y subo este post en concreto y escribo estas líneas porque sé en qué medida puede afectar esto a una chica de 15, 16 o incluso 20 años. Porque yo por aquel entonces no estaba ni de lejos tan gorda como ahora, y sin embargo me sentía una foca. Y ahora, que peso como unos 20 kilos más que entonces, no me siento tan gorda. Ahora soy consciente de que soy y estoy gorda, que no dejaré de estarlo nunca, aunque habrá épocas en las que esté mejor que otras, pero me siento bien conmigo misma. Me acepto como soy, con mis kilazos de más y mi culo respingón.

Hoy os traigo una selección de fotos de mis años mozos en los que yo me veo estupendísima de la muerte y por aquel entonces me veía súper gorda. Unas fotos de las que ahora me siento capaz de presumir, pero hace años no se me ocurría subirlas sin una capita de licuar en Photoshop.

Con ello os animo a ser objetivos y a quereros mucho, mucho. Os animo a gustaros, porque quizá os pase como a mí y dentro de unos años os echéis las manos a la cabeza pensando lo ciega que estaba.

Feliz fin de semana y puente para los que podáis disfrutarlo. Besos gorditos míos.


PD: Obviad mis pintillas. Era joven e inexperta. Y sí, hubo un tiempo en que mi pelo no era rubio.

PD2: Obviad también que la casi todas las fotos son en el mismo sitio, es que yo era de salir siempre por el mismo bar.







Esta foto va dedicada a mi fan número 1, porque fue el día de su boda.


3 comentarios:

Beatriz Ramírez dijo...

Estabas (y estás) maravillosa!

Begoña Martín dijo...

Amigas como tú son las que hacen falta 😘

Cristina López dijo...

Lo que tienes son kilos y kilos de carisma, salero y desparpajo. ¡Eres genial Bego, y que nadie te diga lo contrario! Vuelvo por estos mundos tras 4 meses de ausencia estudiantil y me estoy intentando poner al día con todo =P ¡Un besote!

Publicar un comentario