Pages

Autoestima (versión 2.0)

Sí. Autoestima (versión 2.0). Porque creo que hace mucha, mucha falta ahondar en este tema.


El otro día, en el trabajo, una de mis nuevas compañeras (que tiene un pelazo), se hizo un macro moño (por esto de que aprieta el calor). Se dejó un mechón llamémosle "flequillo", pero largo hasta los hombros. Iba monísima, pero seguía muerta de calor. En cierto momento de la tarde en que ella resoplaba, se me ocurrió decirle que se recogiese el mechón y se despejase la frente, que seguro que iba a estar más fresquita, y cual fue mi sorpresa cuando me dijo que no, que con la frente que tenía estaba feísima, y más chorradas por el estilo.


Y voy a confesaros que me indigné. Mucho.


No puedo entender que una chica de 20 años, con tipazo, simpática, con novio, y que sabe arreglarse, podía verse así. A ver, que sí, que yo soy la primera que me veo gorda y fofa, pero es que el escucharlo de ella me hizo darme cuenta de lo modificada que tenemos la realidad en nuestra cabeza.




Nos dejamos arrastrar por nuestros complejos y conseguimos que estos nos den una visión alterada de nosotras mismas. ¡Por favor! ¡Vamos a querernos un poquito! 


No nos van a contratar por que tengamos más o menos frente, o porque gastemos una 44 en lugar de una 36. No nos van a querer más por tener los dientes alineados, o una talla 100 de pecho. No vamos a ser más felices por pesar menos kilos o por tener la nariz de Scarlet Johanson. No vamos a ser mejores por ser más guapas. Cuando nos contraten, será por nuestra profesionalidad, por nuestro saber estar, por nuestras capacidades. Quien nos quiera, nos querrá por nuestra simpatía o por nuestro carácter. Nos querrá por ser cariñosas o racionales. Tenemos todo para ser felices con nosotras mismas.


Con el tiempo, todas engordamos, o nos arrugamos, o se nos vuelve el pelo blanco y lacio. Y cuando eso pasa, lo único que queda, es esa persona que siempre hemos sido. El cuerpo es una cáscara. Claro que hay que cuidarse, porque esa cáscara es la que nos llevará al final del camino, pero no es nuestra identidad.


¿Cuántas habéis cambiado de peinado, o de color de pelo? ¿Cuántas de vosotras cambiáis el estilo al vestir según vienen nuevas modas? Y ahora decidme, ¿cuántas de vosotras habéis cambiado vuestra personalidad con esos cambios?


Cada vez me doy más cuenta de lo importante que es quererse a una misma. Y cada vez lo voy probando más en mis propias carnes. Porque aquí tenéis a una chica que odiaba mirarse al espejo, que sólo se hacía fotos de cara para las redes sociales, y ahora, me atrevo incluso a subir fotos en traje de baño. Mi cuerpo no me define. Soy más que un montón de huesos, carne y grasa. Tengo conciencia.


Y para cerrar, siguiendo la entrada anterior (curvy-playlist), una de mis mejores amigas (mi querida Eleno, chica preciosa y Con Curvas) me recomendó esta canción y creo que no podría haber otra mejor para esta entrada.


Beyoncé - Pretty Hurts.



2 comentarios:

Rocío Con R dijo...

¡Así se habla! Yo no lo podría haber dicho mejor.

Tienes toda la razón del mundo, a mi me pasa igual cuando oigo alguna chica con una 38 decir "Que gorda estoy". Me indigno muchísimo.

Debemos querernos mucho más, y digo debemos porque yo también tengo mis manías, como todas. Pero lo que tu dices, al fin y al cabo solo es la cáscara, lo que importa es nuestro interior.

Gran post, guapísima.

Muaks

http://conrdecurvas.blogspot.com.es/

Miriam dijo...

Hola, pues me encanta el post, porque ya hace tiempo que pienso lo mismo que tu y que muchas chicas con curvas, el problema es que en este mundo todavía no somos aceptadas si no usamos menos de una 40, pero confío en que avancemos un poquito cada día, con bloggers como tú que animan a hacerlo.
Además la canción es preciosa, una de mis favoritas.
Felicidades por tu blog.
Biquiños.

Publicar un comentario